top of page

Yo quiero tu Propósito


En la iglesia en muchas ocasiones existe un problema, TODOS QUIEREN HACER LO MISMO o queremos. Se desea servir en la alabanza pero se hace a un lado el cargo de ujier o por ejemplo el querer dar el sermón del día domingo, pero nadie quiere evangelizar, todos queremos hacer lo mismo que los demás porque vemos que tienen éxito o respaldo de Dios, pero, ¿Dios quiere que tu hagas lo mismo?, ¿ese es el propósito que Dios te dio?


Mi deseo en este artículo es que examinemos juntos si estamos siguiendo el Propósito por el cual fuimos llamados, si estamos siguiendo un propósito ajeno o siquiera saber si estamos siguiendo un propósito o solo seguimos una tendencia


Para empezar, necesitamos entender que significa Propósito. Según fuentes de internet el significado de propósito es el siguiente: es la intención o el ánimo por el que se realiza o se deja de realizar una acción. Se trata del objetivo que se pretende alcanzar.

Nosotros Como hijos de Dios tenemos un propósito con el cual fuimos creados y llamados a la obra de Dios


¿Propósito?, ¿para qué sirve?

Te preguntarás, ¿para qué me sirve saber el propósito de Dios para mí? pues saber tu propósito te sirve para ser una persona saludable, una persona útil, una persona exitosa, y no solo en el ámbito cristiano ya que si el propósito de Dios es que seas un empresario que beneficies a muchas familias con trabajo, obras sociales etc. no solo serás útil y exitoso como cristiano, también lo serás como parte de la sociedad, como profesional, como ser humano.


Encontrando mi Propósito

Tu propósito no es algo que encontrarás dentro de una galleta de la fortuna, o leyendo el horóscopo del periódico, nuestro propósito es algo que conocemos cuando pasamos Tiempo con Dios. Es como cuando te gusta una persona y esa persona gusta de ti, salen a tomar algo, a caminar, a pasar tiempo juntos, a conocerse y mientras eso pasa esta persona va demostrando cuáles son sus intenciones contigo, así funcionan las cosas con Dios, tú pasas tiempo con él, orando, platicando, en intimidad, confianza y cuando eso pasa Dios a través de palabras, sueños, visiones etc. va revelando el propósito por el cual fuiste llamado.


Lo bueno y lo malo

Conocer tu Propósito implica una serie de responsabilidades pero también una serie de ventajas las cuales no solo te benefician a ti sino a todo tu circulo, anteriormente te mencioné que conocer tu propósito te hace una persona saludable, exitosa, etc. Pero también te hace una persona con proyección, metas, sueños. Si tu propósito es ser un gran músico que alabe a Dios, eso te proyecta a estudiar y ser un músico profesional, si tu propósito es enseñar, eso te proyecta a estudiar, aprender, capacitarse y llegar a ser una persona que revolucione la educación.


Por otro lado, si no conoces tu propósito puede convertirse en una persona frustrada, una persona que en la iglesia quizá nunca llegue a desarrollarse y ser alguien realmente útil en el área donde pudo serlo. No conocer nuestro propósito hace que muchas veces estemos saltando de ministerio en ministerio sin encontrar nuestro lugar, permite que llegue a hacerse una competencia en la iglesia para ver quien canta mejor, quien predica más bonito, quien es el mejor maestro, cuando lo que realmente debería pasar es que cada uno siguiendo y enfocado en su propósito sea ayuda para el otro y así todos como miembros de un solo cuerpo ser mejores, ser útiles, ser esa sal y luz que el mundo necesita.


El Reto

Si tú eres líder y/o Pastor quiero retarte a que juntos tomemos nuestra responsabilidad, si, nosotros tenemos la responsabilidad de enseñarle a la congregación lo útil que es conocer su propósito, si queremos una iglesia saludable, una iglesia fuerte, una iglesia que realmente sea luz y sal, una iglesia que impacte de una manera contundente tenemos que retomar nuestras obligaciones y esta es una de ellas, y cómo lo haremos?. primero con el ejemplo, conociendo nosotros primero nuestro propósito, volviéndonos personas con proyección, con metas, con sueños, con hambre de ser mejores y cuando esto suceda los demás querrán lo mismo, eso hará que la gente crezca, que la gente sea mejor, y por consecuencia la iglesia será un lugar mejor.


Conclusión

Te puedo decir que no hay cosa mejor que conocer nuestro propósito, esto nos proyecta, nos hace avanzar, nos hace crecer, nos volvemos personas útiles, útiles para la comunidad cristiana, útiles para la sociedad, útiles para el mundo entero.

Pasa tiempo con Dios para que él te revele cuál es ese propósito, recuerda eres y serás lo que Dios te destino a ser y a hacer, no te define lo que dice de ti un pastor o líder frustrado, no te define la situación actual, no te definen las circunstancias, te define lo que Dios ha dicho de ti.

Tampoco te compares con tus compañeros ni quieras ser como ellos, recuerda que cada persona tiene un propósito diferente, no te sientas frustrado porque alguien a tu edad ya era un gran músico, un gran maestro, se había graduado de la universidad o ya era una persona útil en la comunidad cristiana, recuerda que cada quien va al ritmo que Dios quiera que vaya, solo enfócate en conocer el propósito, y trabajar en el.


Colaboradores:

Autor: Josué Guzmán

Revisión Y Redacción: Jaquelinne Colindres/Jeniffer Lara

Diseño Y Publicación: Josué Guzmán

Gestión: Deisy Lara



635 visualizaciones3 comentarios

3 comentarios


lorenzoyessenia0
lorenzoyessenia0
18 ene 2022


Me gusta

Ay otra forma de descubrir mi

Me gusta

katherineveraaguirre
katherineveraaguirre
04 nov 2021

¡Amén!

Me gusta

Artículos Recientes

bottom of page