• SOYIDEC

20 de Julio 2019—CLAMOR JUVENIL


En este 20 de julio estamos siendo invitados a arrepentirnos de nuestros pecados. En definición simple, pecado es todo aquello que hacemos para darle adoración a algo o alguien que no es Dios. Implícitamente está la idea que, se debe conocer a Dios para no confundirlo con algo que no lo es.En el libro de Éxodo capítulo 32, se narra la historia de la fabricación de un ídolo, un becerro de oro. Para poner en contexto, quiero explicarles dicha narrativa:

“Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a

Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido” (v. 1)

El pueblo de Israel, estaba ahora libre de la esclavitud de Egipto. Pero la esclavitud del corazón aún permanecía. Desesperados por no saber qué hacer, volvieron a las conductas idólatras a las que estaban acostumbrados. Le pidieron a Aarón que con todo el oro que habían despojado a los egipcios, les hiciera un ídolo. Aquella bendición abundante que Dios les había permitido, ahora se convertía en piedra de tropiezo para ofender a su Libertador.Aarón accedió a esa exigencia; así que pidiéndoles todas las joyas y el oro que tuvieran...

“… él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto.” (v.4)

Resumo esta parte; Dios había dado libertad y bendición a este pueblo. Pero el pueblo no sabía que hacer con la libertad ni con la bendición, pues sus estructuras mentales seguían siendo de esclavos.Moisés que estaba arriba con Dios, recibiendo las instrucciones que les convertirían en el pueblo escogido de Él, descendió inmediatamente a corregir aquel desorden. Moisés llevaba en su mano Las Tablas que Dios había escrito con su voluntad expresa. Esas tablas representaban el pacto que Dios estaba haciendo con su pueblo. La Biblia dice:

“Y aconteció que cuando él llegó al campamento, y vio el becerro y las danzas, ardió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las quebró al pie del monte.” (v. 19)

Terrible escenario; un pueblo que rompió el pacto con su Dios. Se habían hecho un ídolo, el cual estaba ahora en sus corazones, en el lugar que su Señor debía ocupar. Pensemos ahora por un momento ¿Nos hemos hecho dioses?Este 20 de julio, estaremos orando a Dios por PERDÓN DE NUESTROS PECADOS. Le rogaremos que Él vuelva a ocupar el lugar que le corresponde en el trono de nuestra vida. Confesaremos que solo Él es nuestro Dios y no hay ídolos a quienes nosotros le demos honor. Haremos lo que hizo Moisés...

“Y tomó el becerro que habían hecho, y lo quemó en el fuego, y lo molió hasta reducirlo a polvo, que esparció sobre las aguas, y lo dio da beber a los hijos de Israel.” (v. 20)

Nos arrepentimos; Generación Emergente somos un pueblo que solamente sirve a Dios. Pedimos perdón a Dios porque hemos permitido que nuevos ídolos sean construidos, los cuales quitamos y destruimos con nuestro CLAMOR JUVENIL. Somos la generación del Pacto en Cristo Jesús, con una relación de Padre-hijos con nuestro único Dios.


Autor Luis Fernando Zabaleta

57 vistas

Iglesia de Dios Evangelio Completo de Guatemala

Todos los derechos reservados.

7 av. 32-31 zona 11 Las Charcas. 

Tel. 2476-7075

  • IG IDEC
  • IDEC FB
  • White YouTube Icon