top of page
  • Foto del escritorSOYIDEC

El Evangelismo y las Culturas



Al hablar de cultura, lo que viene a la mente es: idiomas, trajes e incluso calzado, costumbres, normas, valores, pensamientos y cotidianidad. Para no ir tan lejos, en nuestro país Guatemala, en la parte Norte, como en Momostenango, el idioma k´iche´es predominante y los días lunes generalmente se prepara el caldo rojo. Luego, al noreste, específicamente en Puerto Barrios, se distingue mucho la cultura garífuna y el pororó. De la misma manera, en la parte oriente y Zacapa, se distingue por la ganadería y la agricultura, las fiestas patronales, jaripeos, como también las ferias.


Cuando vamos a la Biblia, también nos encontramos con diversas costumbres y tradiciones, tales como: la celebración de la Pascua, el día de reposo y algo más cercano como la fiesta de Pentecostés. También leemos que Jesús anduvo en distintos contextos en los que predicaba y decía: “¡Arrepiéntanse!, que el reino de los cielos se ha acercado” (Mt 3:2) “Vayan y anuncien que el reino de los cielos se ha acercado” (Mt 10:7) lo distinto en el segundo texto es que Jesús envía a otros a anunciar. Podríamos quizás, seguir anotando muchas frases que Jesús dijo a distintos grupos de personas, todo porque sabía con quiénes se relacionaba, qué creían y en base a ello, así vivían. De acuerdo a ello, Jesucristo anunciaba el evangelio, las buenas nuevas de salvación.


Sin embargo, aunque el tema da para desarrollar varios puntos, el propósito principal es brindar al menos 3 herramientas importantes y necesarias al momento de evangelizar en distintos contextos de nuestro país; las cuales son las siguientes:


1. Lo primero que se debe tener muy en cuenta es Socializar. ¿Cómo pretendemos hablar de Cristo a otras personas, solo así, sin conocer sus intereses y solo evangelizarles? Actualmente vivimos en la época contemporánea, donde todos hablan de Cristo, han escuchado de Cristo, pero muy pocos conocen a Cristo. En la medida en que socializamos con las demás personas, podemos presentar a Cristo en sus intereses (una vez sean correctos). ¿Cómo crees que Jesús decía lo que leemos de Él en la Biblia? No utilizaba nuestras frases que se han vuelto cliché: “Que sea Dios que me use”, sin haber estudiado la Palabra y mucho menos sin conocer el contexto de a quienes se dirigía. Todo lo que hablaba y hacía, tenía un propósito. Y, en muchas ocasiones, ese propósito era demostrar que era el Hijo de Dios y que Dios en verdad estaba en Él (Jn 5: 37 y 14:9).


2. Sí, existe la verdad en una frase que escuché hace un tiempo: “Dios, también está en la creatividad”. Y esta es la segunda herramienta, que no cuesta nada, y todos en su medida, la tienen. Debes hacer uso de la creatividad. Por tal razón, es importante observar, no solo ver. Al observar te darás cuenta también de muchos rasgos culturales que predominan en un grupo de personas e incluso en una familia que deseas evangelizar. El tipo de música, intereses artísticos, deportivos y de vocación. Todo aquello en lo que Dios también está y no es ajeno a esas realidades.


3. Por último, evalúa el idioma. Nuestro país también se caracteriza por ser multilingüe. Y si no sabes hablar algún idioma de estos (si visitas otro departamento), sería muy bueno tener de apoyo a alguien que sí lo sepa hablar y te traduzca. Pero, aunque el idioma español sobresale, algunas palabras no significan lo mismo que en otras partes geográficas, incluso del país. Por eso, debes cerciorarte de lo que dirás y harás, para no provocar malos entendidos.


Puesto que, el evangelismo lo que pretende es expandir el reino de Dios sobre la vida de cada persona, sin excepción. Tal como Pablo escribió en su carta: Cuando estoy con los gentiles, quienes no siguen la ley judía, yo también vivo independiente de esa ley para poder llevarlos a Cristo; pero no ignoro la ley de Dios, obedezco la ley de Cristo (1 Corintios 9:21 NTV).


En palabras de Juan Moreno: en la parábola del samaritano al escriba que pregunta por el mandamiento primordial nos da importantes pistas para comprender lo que significa el evangelismo, constituirse en buena noticia. Para aquel hombre, asaltado por los bandoleros en el camino de Jericó y abandonado allí medio muerto, no fue buena noticia el sacerdote que lo vio, dio un rodeo y pasó de largo; ni lo fue tampoco el levita que pasó después. Quien sí fue buena noticia fue el samaritano, quien fue capaz de captar su necesidad, dejarse afectar por ella y actuar eficazmente para salvarlo.[1]


Para concluir, los puntos anteriores reflejan que debe haber un interés por las personas en ir, y antes de ir, aprender, investigar y conocer. Pero al llegar, también experimentar y seguir aprendiendo de las culturas que queremos impactar. Porque evangelismo también es eso, captar la necesidad, dejarse afectar por ella y actuar eficazmente para salvar a las personas. Sin importar la cultura, la creencia, su manera de vestir y si ha actuado mal; por ende, sin importar quién sea. Porque el evangelismo en las culturas es tan obvio y necesario, que, dependiendo de nuestra concepción de ello, así accionaremos como iglesia. Por tanto, la pregunta es: ¿evangelizamos de acuerdo a nuestras necesidades culturales? o ¿comprendemos las necesidades culturales de los demás y así evangelizamos tal como lo hizo Jesucristo?

[1] Juan Romero Moreno, Evangelismo contemporáneo, 269.


Colaboradores:

Autor: Sheyla Pimentel

Diseño y Publicación: Josué Guzmán

Revisión: Karen Cabrera

Gestión: Rosell Mérida

434 visualizaciones0 comentarios

Artículos Recientes

bottom of page