Buscar

¿Hacia dónde voy?

Actualizado: ene 20





Cuando iniciamos a recorrer el camino de la vida, nos damos cuenta de que necesitamos tener metas (objetivos, sueños, propósitos) para mantenernos enfocados, aprovechar bien nuestro tiempo, y darle significado a los días que el creador nos concede. Y, ¿sabías que a nosotros los jóvenes se nos etiqueta como la generación soñadora? Estoy muy segura de que tienes más de una meta (sueño) en este 2021 que deseas alcanzar, cumplir, superar; y también sé, que Dios depositó en ti la capacidad, no solamente para trazártelas, sino, para lograrlas.


Pero antes permíteme preguntarte, ¿hacia dónde te conduces este 2021? ¿Qué metas te has propuesto para este año? Quizá me responderías que, hacia un título universitario, un trabajo estable, formar una familia, independizarte, servir mejor en tu iglesia, salir a predicar, estudiar la Biblia, graduarte, en fin, pueden ser muchas tus metas, y en esta oportunidad, deseo compartir contigo algunos consejos que te ayudarán a alcanzar aquello que te has propuesto:


1- Pídele la dirección a Dios, (Jeremías 29:11; Proverbios 15:22) Él conoce no solo tu pasado y presente, sino también tu futuro. Tiene un propósito para ti, y si le pides que te dirija en todo, todo lo que hagas te será para bien, estoy segura de que, si involucras a Dios en cada área de tu vida, gozarás de su favor.


2- No dejes a Dios fuera de tus metas, con esto quiero decirte que, no solo le pidas la dirección, ruega también por su compañía, pasa tiempo de calidad orando, leyendo y meditando en su Palabra, y así como Moisés (Éxodo 33:15) le pidió que, si su presencia no los acompañaba, que no los sacara de dónde estaban; pues cuando Dios no está en el asunto, al final, las cosas no nos saldrán bien; a Él lo necesitamos siempre.


3- Escribe tus metas, seguidamente colócalas en lugares estratégicos, esto con el propósito de que no olvides lo que deseas alcanzar, y que también puedas medir tus avances.


4- Sé perseverante, recuerda que todo lo bueno, toma tiempo. No te desamines a medio camino, recuerda porqué te has trazado esas metas, y aunque el camino se torne difícil, y sientas ya no poder, no vas solo ni sola, la presencia de Dios te acompaña, y te impulsa, y es posible también, que cuentes con personas maravillosas a tu alrededor que desean ver cómo alcanzas tus metas, en caso contrario, Dios siempre será tu más fiel acompañante.


5- Aprende a descansar, pero no a renunciar; de vez en cuando es necesario que te tomes un “break”, esto debido a que atravesarás etapas difíciles, incluso estando muy cerca de llegar a la cima de la montaña que deseas conquistar; haz espacio para relajarte, pero nunca renuncies a tus metas por más difícil que se torne el camino.


6- Celebra tus pequeñas victorias, y aprende de tus derrotas; no siempre te saldrá todo bien, pero que hayas perdido una batalla, no significa que hayas perdido la guerra. Los errores siempre nos enseñan algo, así que, cuando te equivoques, aprende y supera.

Deseo de todo corazón que la presencia de Dios te acompañe en este año, y te impulse a llegar más allá de lo que tú hayas soñado. Salmo 20:4 Que te conceda lo que tu corazón desea; que haga que se cumplan todos tus planes. (NVI).


Colaboradores:

Artículo: Deisy Lara

Diseño y Publicación: Josué Guzmán

Revisión: Karen Cabrera

358 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Suscríbete a SOYIDEC y recibe las últimas noticias en tu email

Iglesia de Dios Evangelio Completo de Guatemala

Todos los derechos reservados.

7 av. 32-31 zona 11 Las Charcas. 

Tel. 2476-7075

© SOYIDEC
  • telegram-512
  • Instagram
  • Facebook icono social
  • YouTube
LOGO IDEC2019-02.png