La Acción Social, un medio para hacer misiones en el mundo.



INTRODUCCIÓN


Si bien es cierto el fin de la Iglesia no es alimentar o atender físicamente a los desfavorecidos, sin embargo, tiene la responsabilidad de hacerlo mientras cumple con la Misión. Jesús alimentó, sanó y atendió a muchísima gente, pero esa no fue su prioridad, es más antes de sanar el cuerpo a varios enfermos primero les perdonó sus pecados y les habló de la vida eterna.


Es importante reconocer que la iglesia está despertando al respecto, pero aún falta mucho por hacer. La predicación de la Palabra debe ir en muchas ocasiones acompañada de pan a los que tienen hambre, abrigo a los que tienen frío, techo al que está desamparado, y muchas necesidades más, sin olvidar el propósito principal de anunciar el evangelio salvador de Jesucristo.


La acción social puede ser una brillante estrategia para la evangelización del mundo. En el desarrollo de este tema se informará y orientará a la iglesia sobre el compromiso social, y que sea una estrategia para la expansión del Reino de Dios en la tierra.


¿QUÉ ES LA ACCIÓN SOCIAL?


La acción social en la iglesia cristiana es un concepto relativamente actual, se le conoce como la actitud humana en dirección de apoyo a los necesitados. El diccionario ¨Hispanoamericano de la Misión¨, COMIBAM Internacional, define a la acción social cristiana como: ¨Intento organizado de resolver un problema social desde una perspectiva cristiana y como expresión de un compromiso de fe con el reino de Dios¨. (Deiros, 1997, pág. 27)


Es fácil identificar los diversos problemas sociales que existen en Guatemala y Latinoamérica (violencia, corrupción, drogadicción, analfabetismo, desempleo, desnutrición, pobreza, delincuencia, alcoholismo y más...) en las cuales la Iglesia puede actuar y agregar su aporte con el fin de menguar las necesidades sociales.


Según el pastor Erick Tuch en su tema misionero “Ministerio Social de la Iglesia: una misión encarnada”, expone que la Iglesia de Dios definió la Acción Social en los acuerdos finales del encuentro ministerial centroamericano (EMCA) como: “la expresión práctica de la fe y del amor del cristiano que ha sido redimido por Dios” (Iglesia de Dios Evangelio Completo, 2013, pág. 47). Es decir que para todo cristiano redimido por Dios, debe ser tan natural velar y accionar por la necesidad social de su entorno.


BASE BÍBLICA


El gran mandamiento (Mateo 22:34-40) y la gran comisión (Mateo 28:19) son la mayor expresión bíblica del mandato de Dios para sus discípulos, los cuales enseñan a amar a Dios y al prójimo. Existen diversas bases bíblicas que promueven el amor a los demás, entre ellos podemos mencionar: Romanos 12:10-13; amémonos los unos a los otros, compartiendo para las necesidades de los santos, practicando la hospitalidad. Hechos 20:35; ayudar a los necesitados. Recordando lo que dijo Jesús; más bienaventurado es dar que recibir. Lucas 14:13-14; serás bienaventurado cuando hagas banquetes para los pobres, los mancos, los cojos y los ciegos. No podemos desapercibir la ayuda de los menos afortunados, la Palabra nos conduce a reflexionar y accionar por ellos.


¿Por qué la fe sin obras es muerta? Santiago dice, “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta” (Santiago 2:26). La fe sin obras es una fe muerta, porque la falta de obras revela una vida que no ha sido cambiada o un corazón espiritualmente muerto. Hay muchos versículos que exponen que la verdadera fe salvadora resultará en una vida transformada y que la fe se demuestra por las obras que hacemos.


Santiago 2:14-26 a veces es sacado de contexto en un intento de crear un sistema basado en obras de justicia, sin embargo eso es contrario a muchos otros pasajes de las Escrituras. Santiago no está diciendo que nuestras obras nos hacen justos delante de Dios; lo que nos dice es que la verdadera fe salvadora se demuestra por las buenas obras. Las obras no son la causa de la salvación; éstas son la evidencia de la salvación. La fe en Cristo siempre produce buenas obras. La persona que dice ser cristiana, pero que vive en desobediencia a Cristo de manera voluntaria, tiene una fe falsa o muerta.


La mala interpretación de la relación entre la fe y las obras, surge de no entender lo que la Biblia enseña acerca de la salvación. En realidad, hay dos errores en cuanto a las obras y la fe. El primer error es considerar las obras como medio de salvación, eso elimina la obra redentora de Cristo, el segundo error es la enseñanza que dice que mientras una persona haga una oración o diga “Yo creo en Jesús” en algún momento de su vida, entonces es salvo, pase lo que pase. Por lo tanto, si consideramos salva a una persona que con una actitud de niño levantó su mano en una reunión de la iglesia, pero, desde ese momento no haya demostrado ningún deseo de caminar en la voluntad y proyectos de Dios, de hecho está viviendo obviamente en pecado, es notorio que necesita una fe acompañada de obras que expresen frutos dignos de arrepentimiento.


Es muy irresponsable en nuestro tiempo solamente expresarle a los necesitados un Dios te bendiga, especialmente cuando se tienen las posibilidades para compartir y ayudar con su necesidad, es tiempo de extenderles la mano y decirles te bendigo, las Sagradas Escrituras enseñan que hay que realizarlo.


¿CÓMO HACER OBRA SOCIAL?


Cada contexto refleja su necesidad, por lo que debemos explorar la situación social del lugar en donde nos encontramos, puede ser en nuestro pueblo, aldea, municipio, departamento, país u otras naciones.


El libro “Servir con los Pobres en América Latina”, contiene diversos ejemplos de estudios de casos representados en América Latina, los cuales pueden ser útiles en el ministerio, en su iglesia local, entre algunos ejemplos se mencionan:


1. Construir letrinas, formar líderes y plantar iglesias: es un trabajo conjunto entre una organización cristiana no gubernamental (Comité Evangélico de Desarrollo y emergencia (CEDEN)) y la iglesia local en la que ocho iglesias rurales en el sur de Honduras en la provincia de Choluteca se unen para entrenar líderes para plantar iglesias y realizar acción social de la cual surge una organización base de desarrollo llamado “Comité Regional Cristiano de Desarrollo” (CORCRIDE). Su propósito principal era reforzar el ministerio de las iglesias locales en el área del servicio.

2. Buenas nuevas para los pobres: es un proyecto que funciona desde 1993 en la ciudad de Curitiba capital del Estado de Paraná, en el sur de Brasil. El proyecto trabaja con hombres y mujeres adultos que viven en la calle, desempleados, adolescentes en situación de riesgo y mujeres víctimas de violencia. No solo velan por la pobreza económica, sino el problema de desigualdad e injusticia social que afecta a las personas menos adaptadas a un mundo competitivo y desigual.


3. Conservar el suelo y cultivar la iglesia: surge en el Norte de Nicaragua, en marzo 1993, con el fin de conservar el suelo y trabajarlo apropiadamente por medio de zanjas de contorno, barreras naturales, abonos verdes, rompe vientos, reforestación, pesticidas naturales, cultivos no tradicionales, y huertos familiares. Su fin es cultivar la iglesia y conservar la tierra.


4. Dios usa los dones de administración y servicio: es una Oficina de Promoción y Desarrollo Social (OPDS), fue fundada en abril 1990, para orientación individual, grupal y comunidades hacia un desarrollo espiritual, económico y social. (Tetsunao Yamamori, Gregorio Rake, C. René Padilla, 1997)


Cada uno de los proyectos antes mencionados obtuvo resultados de impacto social, material y espiritual, de los cuales se puede tomar ejemplo y a la vez identificar otras posibilidades de gestión más cercana en la comunidad y para su comunidad. En la actualidad podemos mencionar el proyecto social que se desarrolla en Senegal, una Escuela de Educación Primaria con principios cristianos, puesta a disposición de toda la comunidad. Las Sagradas Escrituras nos recuerdan, “lo que hagas, hazlo con todo tu corazón, como si fuera una obra para el Señor y no para los hombres” (Col. 3:23).


CUIDADOS EN LA IMPLEMENTACIÓN DE LA ACCIÓN SOCIAL


Tetsunao Yamamori dijo: ¨no se puede ministrar las necesidades físicas y las necesidades espirituales por separado¨. (Tetsunao Yamamori, 1997) Lo cual indica que ambas necesidad son muy importantes y vitales en la vida humana. En la evangelización existen riesgos de descuidar algún área en la vida integral de las personas, el evangelio con acción social es más que caridad, se debe tener el cuidado de cultivar ambas, se puede caer en mucha acción social y poco evangelismo, así mismo también dedicarse sólo al evangelismo y desatender las necesidades sociales materiales que están a nuestro alcance resolver. Heinz Suter en su libro “Poder empresarial en misión integral” comparte sobre algunas precauciones necesarias en la implementación de la misión integral. Aun cuando el autor lo comparte en el área empresarial ministerial, es pertinente en el proceso de la acción social. (Suter, 1997). A continuación se hace mención de algunos de ellos.


a. Las tensiones motivacionales: se refiere a la tensión entre “misiones y negocios” o sea lo “espiritual y lo secular”. Respecto al uso de la obra social en la iglesia local se corre el peligro de desviarse y fácilmente caer en tensiones materiales y descuidar el propósito espiritual de cada proyecto social.


b. Actos de corrupción: es aún peor, pero si se practica el descuido espiritual se pude caer en pecados de injusticia y corrupción. Recordamos el texto bíblico de 2Pedro 2:15 ¨han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad. Es muy importante tener equilibrio y lograr los propósitos de la acción social y glorificar el nombre de Dios.


En la acción social se hacen gestiones y se debe considerar un alto cuidado administrativo, auditoría, revisiones y rendición de cuentas. Colosenses 3:23,24. “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís¨. Todo lo que hacemos debe honrar a Dios, debe honrar a la familia, a la iglesia y a la sociedad.


CONCLUSIÓN


Ayudar a los necesitados no solo es una necesidad, es un mandato bíblico, predicarles y enseñarles las cosas como Dios ha mandado es nuestra responsabilidad. No debemos pensar solo en la vida espiritual de las personas sino también en la vida física, las personas son felices cuando en ambas partes de la vida (físico/espiritual) tienen estabilidad. Se debe tener el cuidado de ser integrales, hay que tener equilibrio en la acción social y no olvidar la vida espiritual de los necesitados. No olvide, la fe sin obras es muerta.


Preguntas de reflexión:


¿Cómo define usted la acción social?



¿Qué acción social está planeando realizar en su contexto?



¿Cuáles son los cuidados o precauciones que tomaría en cuenta?



Sugerencias para la acción:


- Organice y oriente a un equipo estratégico comprometido, que integre el ministerio social en la iglesia local.


- Haga un diagnóstico de su contexto y conozca la necesidad con la que se puede apoyar. Existen formas o encuestas

que pueden servir para realizarlo.


- Gestione primero con la iglesia y luego con las instituciones correspondientes afines a la necesidad.


Fuentes consultadas


• Deiros, P. A. (1997). Diccionario Hispanoamericano de la misión. Miami, Fl., EE.UU.: UNILIT.

• Iglesia de Dios Evangelio Completo. (2013). Hacia una cultura misional en el cuerpo de Cristo. 12 temas misioneros , 47.

• Tetsunao Yamamori, Gregorio Rake, C. René Padilla. (1997). Servir Con los Pobres en América Latina. Buenos Aires, Argentina.: Kairos.

• Tetsunao Yamamori. (1997). Servir con los pobres en América Latina. Buenos Aires, Argentina.: Kairos.

• Suter, M. H. (1997). Poder Empresarial en Misión Integral. Miami, Fl., EE. UU.: VAL.


Escrito por:

Fredy Fernando Cap Conos

Coordinador Territorial de Misiones

Territorio Petén, Guatemala.

12 Temas Misioneros 2019



570 vistas1 comentario

Iglesia de Dios Evangelio Completo de Guatemala

Todos los derechos reservados.

7 av. 32-31 zona 11 Las Charcas. 

Tel. 2476-7075

  • IG IDEC
  • IDEC FB
  • White YouTube Icon