top of page

LAVATORIO DE LOS PIES DE LOS SANTOS



Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado… Juan 13:14,15a

Puede que lavar los pies encierre algo más profundo de lo que haya conocido este mundo. A. J. Tomlinson


En la Iglesia de Dios dentro de su teología y sus prácticas se encuentra el lavatorio de pies de los santos, este es un sacramento importante para la iglesia, que nos enseña el Nuevo Testamento, en especial porque nos presenta a Cristo como ejemplo. El lavatorio de pies nos permite recordar la humillación redentora de Cristo. Además, es una ordenanza, porque es un mandamiento de Cristo “vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros”.


Respecto a la frase “de los santos”, es una expresión que se encuentra contenida en Juan 13:10 “Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio”, es decir que éste sacramento se realiza entre seguidores de Cristo, los santos.


¿Qué nos enseña la práctica del lavatorio de pies de los santos?

Que el lavatorio de pies es servicio, Jesús como Siervo divino, y nosotros sus siervos somos enviados al mundo. No para enseñorearse, sino para servir; el poder y la autoridad que el mundo ofrece son tentaciones que corrompen el alma incluso de los servidores de Dios, pero los verdaderos siervos y siervas de Dios no sucumben con tanta facilidad, al contrario, debe estar dispuesto a quitarse el manto, tomar la toalla, llenar la vasija y lavar los pies, es decir, el servicio, y en especial el lavatorio de pies es una manifestación de rechazo al poder terrenal o una protesta contra la jerarquía.


El lavatorio de pies requiere una vida en comunidad, no puede manifestarse en solitario, además, requiere tener comunión con Cristo, “si no te lavare, no tendrás parte conmigo” es la respuesta de Jesús a Pedro quien no quería que se le lavaran los pies, entonces el lavatorio de pies es comunión, que nos recuerda que debemos volver a Cristo y permitir que Él nos limpie por completo, y mantenernos limpios. Así mismo, la iglesia es una comunidad de gracia que acoge y restaura a los cristianos que han pecado y a los no cristianos.


Adoración, es algo más que nos enseña el lavatorio de pies, ese momento especial que se tiene durante este sacramento nos recuerda que nuestras acciones adoran a Dios, el cumplir con el mandato de Dios y lavarles los pies a mis hermanos son ese símbolo de adoración a Dios.

Finalmente, algo que quizá pensaron se había olvidado, es que el lavatorio de pies nos enseña amor y humildad, porque mientras yo lavo a los otros los pies, purifico mis manchas. Este sacramento se presta para la confesión de los pecados y la obtención del perdón, tanto de parte de Dios, como de mi prójimo. El poder del Espíritu Santo santifica a la comunidad cristiana durante este acto.


Quiero invitarte a ser parte de este sacramento, y lo más importante es recordar que debemos mantenernos limpios delante de Dios; aprovecha este espacio para adorar a Dios, y servir a tu prójimo.


A medida que lavamos nuestros pies, recordamos nuestras propias deficiencias; sin embargo, también experimentamos la declaración de Dios “tus pecados te son perdonados” - Ken Archer


Colaboradores:

Artículo: Emerson Elías

Revisor: Esdras Calel

Diseño y Publicación: Esdras Calel

990 visualizaciones0 comentarios

Comments


Artículos Recientes

bottom of page