top of page
  • Foto del escritorSOYIDEC

Restitución hasta donde sea posible


Así se describe el principio doctrinal número 18 de nuestra confesión de fe. Este principio se refiere a la compensación por daños causados. Hace referencia a devolver un bien, o un territorio.


El término restitución es parte del código de la alianza en el Antiguo Testamento en Éxodo 20:22- 23:19, iniciando con los diez mandamientos, Dios le describe al pueblo una serie de normas, instrucciones y leyes tales como: el trato justo de los esclavos, leyes sobre actos de violencia, leyes sobre la protección de la propiedad, sobre la responsabilidad de los dueños, sobre responsabilidad social, leyes sobre la restitución, entre otras más.


Éxodo 22: 1, determina que el ladrón de ganado debía restituir cinco veces lo robado. Pero por lo general, lo que se ordenaba restituir era el doble según Éxodo 22:7-9. Se describe también el establecer multas por negligencias, por ejemplo, por no cubrir un pozo o cisterna según Éxodo 21:33-34. O por ocasionar golpes y heridas a otra persona según Éxodo 21:18, 19, 22.
Según Deuteronomio, había que pagar cien siclos por alguna calumnia (Deuteronomio 22:13ss) y cincuenta piezas de plata por seducir a una joven (Deuteronomio 22.28, 29). Otros textos señalan multas para quien mentía para robar (Levítico 6.2ss; Números 5.6s).

Las leyes han sido dadas con el propósito de comprende el principio de la responsabilidad, todo lo que hacemos tiene consecuencias. Es de vital importancia pensar antes de actuar, a fin de considerar los efectos de nuestras decisiones.


Al relacionarnos con los demás debemos tener en cuenta la existencia de principios, normas y leyes de convivencia, para actuar de manera responsable, respetuosa y justa con todas las personas, ya sean amigos, familia, compañeros, empleados, e incluso enemigos.


En Lucas 19:1-9 describe la historia de Jesús entrando a la casa de Zaqueo el cobrador de impuestos de Jericó, los versículos 8 y 9 relatan el disgusto de la gente diciendo: “fue a hospedarse en la casa de un pecador de mala fama”. Zaqueo debe hacer sido un cobrador de impuesto muy deshonesto. Sin embardo después de un encuentro con Jesús, reconoció que debía corregir y cambiar su manera de vivir. Mostrando un cambio restituyendo el daño causado a sus conciudadanos a los que posiblemente había robado, cobrando mas de los justo. Dijo: Señor: Daré la mitad de mis riquezas a los pobres, y si estafé a alguien con sus impuestos, se lo devolveré cuatro veces más. (Lucas 19:8)

Es muy común en nuestra realidad de las personas huyan, o se escondan, evadiendo la responsabilidad de sus actos. El principio bíblico y doctrinal es vivir con responsabilidad, restituyendo el daño causado. La fe en Cristo no solamente es asunto de la mente y el corazón, también se refleja en la conducta.



558 visualizaciones0 comentarios

Comments


Artículos Recientes

bottom of page