top of page

Rompiendo Cadenas




Porque el que en el Señor fue llamado siendo esclavo, liberto es del Señor; asimismo el que fue llamado siendo libre, esclavo es de Cristo. 1 corintios 7:2


El mundo es un lugar de esclavitud; esclavitud que suele ofrecerte una aparente felicidad y una sensación de libertad y de que puedes hacerlo todo. Ciertamente quien tiene sus ojos cerrados a la verdad absoluta que es en Cristo Jesús no puede percibir esto, pues el entendimiento y sabiduría viene de lo alto y es dada por Dios. Las adicciones constituyen uno de los factores más destructivos en la vida del ser humano puesto que se da en todos los niveles y edades; esclavizan al hombre al grado de abandonar no solo a su familia, a las personas que ama, sino que aun a abandonarse a sí mismo y, siendo consiente del daño que estas ocasionan a su vida más completamente incapaz de dejarlas por sí solo.


La adicción a la drogas, en cualquiera de los casos; alcohol, nicotina, farmacéuticos, entre una lista extensa que podríamos mencionar son quizá las formas más “comunes” que te puedes imaginar; pero vayamos más allá de lo que podríamos considerar “común”: la adicción a la tecnología y a todo lo que esta te da acceso puede causar grandes problemas, si vemos el caso de los jóvenes; la adicción a la tecnología es tal que suelen pasar horas y horas en video juegos online, viendo videos o en redes sociales; las consecuencias a este tipo de adicción suelen ser diferentes dependiendo el caso; puede afectar tus relaciones familiares, con tus amigos, tu pareja y en la iglesia. Esto puede ser la puerta para que el pecado entre en tu vida. Todas estas adicciones te esclavizan y destruyen paulatinamente.


Pero todo ello se rompe en Cristo Jesús; él nos ha hecho libres del pecado, él ha roto las cadenas que nos tenían atados a un mundo de esclavitud, y ahora somos libres en él. Cristo puede romper cualquier cadena a la que estés atado; porque desde el momento en el que le abres tu corazón él te abre la puerta a la libertad verdadera (Juan 8:32). El Dr. Armando Alducín, en uno de sus mensajes analiza lo siguiente: Juan 14:6 Jesús le dijo: yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. En el idioma original esta verdad de la que habla Jesús y en la cual se autoproclama se puede definir como: la realidad en contraste con las apariencias; es decir Jesús es la única realidad absoluta en contraste con todas las apariencias que te ofrece el mundo; una aparente felicidad, una aparente libertad y seguridad de que puedes hacerlo todo. De este análisis podemos concluir que si tu estas sujeto a cualquier tipo de adicción y estas luchando por dejar todo eso que te esclaviza cualquier que sea tu adicción tienes que entender que estas sujeto a una aparente satisfacción y placer que te ofrece esa adicción y que tienes que abrir tus ojos a la única realidad absoluta que es Cristo Jesús y de esa forma te aseguro que esa cadena que te tiene atado se romperá y serás verdaderamente libre.


Colaboradores:

Autor: José Duarte

Diseño y Publicación: Josué Guzmán

Revisión: Jaquelinne Colindres

Gestión: Josué Guzmán

411 visualizaciones0 comentarios

Bình luận


Artículos Recientes

bottom of page