Buscar

SANTA CENA



La Santa Cena es una de las ordenanzas de nuestra Iglesia, la cual se establece en obediencia a las palabras del Señor Jesús en la noche que fue arrestado: “haced esto en memoria de mí” (Lc. 22:19). En efecto, a través de esta práctica se conmemora el sacrificio del Cordero Hijo de Dios hasta que Él venga. Los elementos utilizados son símbolos de Su cuerpo y sangre que fueron entregados para redimir a todo ser humano. La Santa Cena es establecida por el Señor en el contexto de la celebración de la Pascua.


La Pascua se celebraba cada año, en memoria de la liberación del pueblo de Israel, de la esclavitud de Egipto. Jesús eleva la fiesta a un grado más alto, porque ahora le da otro significado que hace referencia a su muerte como sacrificio pascual. Esta fiesta y los elementos son una tipología del sacrificio que Jesús haría con el objetivo de proveer salvación para la humanidad entera. Además, es precisamente como Pablo entendió la última Cena del Señor: “Porque nuestra pascua, que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros” (1 Co. 5:7). Por lo cual, es verídico que la figura de la celebración pascual establecida en el Antiguo Testamento, fue cumplida por la figura de Jesús.


Toda persona que toma la Santa Cena debe estar consciente de lo que ésta representa, puesto que, solamente cobra sentido cuando se reconoce la sangre y el cuerpo de Cristo simbolizados en los elementos. Esta es la recomendación de Pablo a la iglesia de Corinto (1 Co. 11:17-33), debido a que, algunos creyentes no estaban conscientes del significado de esta celebración solemne y conmemorativa. Por tanto, es menester que esta celebración se realice con discernimiento, que encamine al individuo a un encuentro con la valoración del sacrificio realizado en el madero.


Evidentemente, la Santa Cena no es una práctica opcional, es más, cuando el Señor la establece y se dirige a sus discípulos lo hace de modo imperativo, por lo que, Su iglesia debe realizarla con el objetivo de dar testimonio público de Su sacrificio. En definitiva, la Santa Cena se constituye como una proclamación de fe en la obra redentora y expiatoria de Cristo, es decir que el individuo cree y confiesa Su sacrificio; también, se constituye como una declaración anticipada del regreso del Cristo ya glorificado y, asimismo, es una práctica de comunión, donde el creyente tiene la oportunidad de estrechar su relación con Dios. Por último, esta práctica recuerda y prepara al participante para la venida de Cristo, por lo cual, éste debe mantenerse fiel a Él.


Colaboradores:

Artículo: Carlos Tax

Revisor: Emerson Elías

Diseño y publicación: Esdras Calel

187 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

DIEZMOS

Suscríbete a SOYIDEC y recibe las últimas noticias en tu email

¡Gracias por suscribirte! revisa tu correo electronico y asegurate que recibes nuestros mails en tu bandeja de entrada. (Revisa en correo no deseado o spam sino recibes nuestros correos).