• SOYIDEC

Señor, si quieres, puedes.



Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme. Mateo 8:2

Una noche, una mujer desesperada tomó en brazos a su hija enferma y oró: “Padre, yo amo a mi hija y no quiero perderla, pero está sufriendo y no es justo para ella, te ruego que la sanes si quieres dejármela, pero si no quieres entonces llévala contigo pronto para que no sufra más”.

La niña pronto murió y mientras su madre lloraba, en su corazón agradecía la respuesta de Dios.


Señor, si quieres: Un leproso llega hasta Jesús reconociendo que aunque su mayor anhelo en ese momento era ser sano, en vez de exigir, estaba dispuesto a aceptar la voluntad de Dios, él llega a postrarse con total humildad reconociendo la soberanía de Dios.


Puedes: Nunca dudó del poder de Dios, llegó con fe, dependiendo únicamente de la voluntad de Jesús, como diciendo: “Lo que quieras hacer, puedes hacerlo, yo te pertenezco”.


¿Estás dispuesto a depender totalmente de la voluntad de Dios? En tus decisiones, en tus problemas, en tus anhelos, solo ven con actitud humilde y con fe y dile: Señor, yo dependo de ti, lo que quieras hacer en mi vida, tan solo hazlo.


¿Estás dispuesto a decir: Señor, si quieres hacerlo, hazlo, pero has como tú quieres y no como yo deseo? Lo mejor siempre viene cuando dejamos que Dios decida, aun cuando su respuesta parezca dura, siempre será lo mejor.


Autor: Rony Juárez



Entradas Recientes

Ver todo

Iglesia de Dios Evangelio Completo de Guatemala

Todos los derechos reservados.

7 av. 32-31 zona 11 Las Charcas. 

Tel. 2476-7075

  • IG IDEC
  • IDEC FB
  • White YouTube Icon